Archbishop's Clarion Herald Article
P cathedral 5500ca6e9b16c4d74a13a3ae011fe92f9d41f4a679299c99f86372d6409d9318

La Arquidiócesis, se reúne para ayudar a las víctimas de tornados en N.O.

Communications • Wed, Feb 15 2017 at 8:42am

Por Arzobispo Gregory M. Aymond

Clarion Herald – 2/18/17

 

Su corazón y sus oraciones deben ir a la gente del este de Nueva Orleáns, que perdió tanto en los tornados el 7 de febrero.
Es difícil imaginar el alcance completo de su sufrimiento. Muchas personas cuyas casas fueron destruidas o fuertemente dañadas por los tornados tuvieron que reconstruirse después de Katrina, y esta es una pesada carga para ellos, tener que soportar esto. Cuando ocurre un desastre natural, nos dirigimos a Dios en oración, y pedimos que la gracia de Dios, esté en las manos y el corazón de Cristo, para nuestro prójimo.

Estamos llamados a ser como el buen samaritano, que se fue muchos kilómetros extra para ayudar a la víctima de un robo quien había sido atacado en el camino hacia Jericó. Cada uno de nosotros puede hacer algo para ayudar, ya sea a través de hacer una contribución financiera a nuestros esfuerzos de socorro arquidiocesano o abriendo nuestros hogares a las familias que están buscando un lugar para quedarse. En tiempos difíciles como este, damos gracias a Dios que nadie murió. A pesar del amplio camino de la destrucción, el hecho de que no hubo muertes es una bendición increíble.

¿Cuál fue el alcance del desastre?
Entendemos que entre 250 y 300 hogares en el este de Nueva Orleáns fueron destruidas o muy dañados. Mientras que muchos de esos propietarios tenían seguro de desastre, probablemente no sea así para aquellos que vivían en apartamentos. Muchas personas viven en apartamentos a lo largo de la autopista de Chef Menteur. En algunos casos, han perdido todas sus posesiones, y muchos no tienen los recursos financieros para recuperarse rápidamente. Es por eso que, he pedido a los Católicos de la archidiócesis, que hagan una contribución financiera a la Arquidiócesis de Nueva Orleáns (7887 Walmsley Ave., Nueva Orleans, LA 70125). Estas donaciones serán dadas directamente a Caridades Católicas para ayudar a los necesitados. Las parroquias de la Iglesia también pueden tomar una segunda colecta si lo desean. Nuestra gente, ha sido tan generosa en tiempos de necesidad, y estoy seguro de que responderán con generosidad una vez más.

¿Qué ha estado haciendo la arquidiócesis para responder?
Catholic Charities y Second Harvest Food Bank estuvieron en la escena inmediatamente. Catholic Charities se asoció con la Cruz Roja, en el refugio que fue creado en el Centro Recreativo Joe Brown. Catholic Charities proporciona manejo de casos, consejería de salud mental y consejería de crisis.

La Cruz Roja proporciona el refugio de emergencia para unas 100 personas. Second Harvest es nuestro banco de alimentos, y desplegaron miles de comidas, así como agua, bocadillos y suministros de limpieza en los días posteriores a la tormenta.

Estarán allí todo el tiempo que sea necesario. También, tuvimos al Padre David Caron, nuestro vicario de evangelización, hablando con gente en el refugio de emergencia, simplemente, escuchando sus historias, asegurándoles que la gente estaba trabajando para ayudarles y orando con ellos.

Había un buen número de personas que no tenían electricidad, debido al alcance del tornado. Eso siempre es un desafío. Un número de nuestras escuelas se unieron en la inscripción la semana pasada, porque los niños estaban ayudando a limpiar las casas de sus padres o de sus abuelos.

El Padre Dave, me dijo que la gente se quedaba en sus oficinas durante la noche, porque no tenían electricidad, algunos se quedaban con parientes, y otros iban a hoteles. Sé que las escuelas que permanecían abiertas, estaban haciendo todo lo posible para aconsejar a los estudiantes que habían perdido sus hogares. Este es un evento traumático, pero el Padre Dave dijo que varias personas le dijeron, “Dios va a hacer un camino donde no lo hay.” De manera, que tienen en alto el espíritus.

Parece que las casas cercanas a la Iglesia de la Resurrección de Nuestro Señor fueron las más afectadas por el tornado.
Sí. Mientras estaba fuera de la ciudad la semana pasada en una reunión, hablé con el Padre Geoffrey Muga, el pastor de la Iglesia de la Resurrección, que está a sólo unas cuadras de la Iglesia.

Fui el domingo para celebrar la Misa de las 10:30 de la mañana en la Iglesia de la Resurrección, y pude caminar por el barrio después de la Misa, para ver el daño y rezar con la gente. Tantas viviendas fueron destruidas.

El Padre Geoffrey, se comportó maravillosamente, justo después del tornado, al caminar por el barrio, rezar con la gente, y ver lo que podía hacer para ayudar. Estamos planeando establecer un punto de distribución en la Iglesia y la Escuela de la Resurrección, porque tiene un gran estacionamiento, y está tan cerca de la zona de los daños.

La Iglesia y la escuela, no sufrieron ningún daño importante, lo que sólo muestra son los caprichos de un tornado. La escuela tuvo que permanecer cerrada por varios días, debido a la falta de electricidad, pero estoy muy agradecido por la forma en que Vickie Helmstetter, la directora de la Resurrección y su personal, mantuvieron a los niños tranquilos. Todos los 480 estudiantes entraron en el modo de alerta meteorológica, y se cubrieron bajo sus escritorios, y gracias a Dios, nada sucedió en la escuela.

Una vez más, estamos tan agradecidos que nadie murió. Les pediría a todos que continúen con sus oraciones para que la gente afectada del este de Nueva Orleáns, se recupere por completo. Siempre necesitamos ver el rostro de Jesús en la vida de los más necesitados. Por favor, únase a mí en la oración, por aquellos que han perdido sus casas y sus posesiones.

Preguntas para el Arzobispo Aymond pueden enviarse a: clarionherald@clarionherald.org.